LA MEDICINA HOMEOPÁTICA

         Página sobre el tema Homeopático. 

Dr. J. Ferrara persona experta en el tema, conferenciante, profesor de la Universidad de Barcelona.  (ESPAÑA)    

La Homeopatía

Una gentileza de la Web www.eternidad2.com

ENERGÍA VITAL ó FUERZA VITAL   
CONCEPTO DE ENFERMEDAD EN HOMEOPATÍA
QUE ES UN SÍNTOMA O GRUPO DE SÍNTOMAS PARA EL MEDICO HOMEÓPATA
MECANISMO DE ACCIÓN DE LOS MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS 
MODO DE PROCEDER DE LA ALOPATÍA
CUARTO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA  
QUINTO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA
SEXTO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA
SÉPTIMO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA
OCTAVO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA  
"ORGANON", "REPERTORIO" Y "MATERIA MÉDICA"
HOMEOPATÍA UNICISTA Y HOMEOPATÍA PLURALISTA/COMPLEJISTA 
SITUACIÓN DE LA HOMEOPATÍA EN EL MUNDO
SITUACIÓN EN ESPAÑA
PREGUNTAS MÁS HABITUALES DEL PACIENTE HOMEOPÁTICO   (I)  
A)))  ACERCA DEL REMEDIO:
B)))  ACERCA DEL TRATAMIENTO EN 
C)))   ACERCA DEL MÉDICO HOMEÓPATA.

Ultima actualización 18/12/06

 

La Homeopatía

    La Homeopatía nace de la mano del médico alemán Samuel Hahnemann en 1796, como respuesta a la profunda frustración que un profesional sensible y humanista sufría ante la medicina antivitalista y brutal de su tiempo que, aún más que hoy, tomaba al ser humano como un conglomerado anárquico de partes, despojadas de su esencia, y cuya terapéutica era terriblemente agresiva y muchas veces irracional.

 

La Homeopatía (de "homeos": Semejante y "Pathos": Enfermedad) es una ciencia y un arte basados en una serie de Leyes Naturales para la curación. Fue descubierta, no inventada, por HAHNEMANN. La hubo enunciado primeramente HIPÓCRATES (s V a.C.), padre de la medicina, así como luego PARECELSO (s. XVI) y otros. No obstante es a HAHNEMANN a quien se debe su formulación y estructuración adecuadas. A diferencia de la alopatía (de "Ayos": diferente y "Pahtos": Enfermedad) o medicina oficial, la HOMEOPATÍA se basa en la LEY DE SIMILITUD ó LEY DE SEMEJANZA que, al revés de la alopatía o medicina de los contrarios, establece que lo "semejante puede ser curado por lo semejante" ("SIMILIA SIMILIBUS CURANTUR"). O sea: los síntomas que experimentalmente fueron producidos en personas sanas por sustancias del reino mineral, vegetal o del animal, serán los que sirvan para poder seleccionar el medicamento con síntomas lo más parecidos o semejantes a aquellos que presenta el enfermo. Esta conclusión por analogía, permite afirmar que los medicamentos homeopáticos curan en el enfermo aquello que produjeron en el sano.

La LEY DE SIMILITUD es la tercera ley natural; siendo la segunda la "NATURA MORBORUM MEDICATRIX", o sea, la naturaleza es el médico de las enfermedades. 

 

ENERGÍA VITAL ó FUERZA VITAL

(primera ley de la homeopatía)

Es la energía que anima a cualquier ser viviente. Es lo que los griegos denominaban "zoe", los hindúes "prana" y los chinos "chi". Esta energía es la responsable de mantener nuestra mente y nuestro cuerpo EN EQUILIBRIO, en estado de salud. Ella disminuye conforme avanzamos en edad (comparar la vitalidad de un niño con la de un anciano).

En la siguiente figura intento esquematizar lo antedicho; matizando los conceptos "manifestación mental" y "manifestación orgánica" para subrayar la idea de que mente y cuerpo no son dos cosas separadas, intento hacer ver que ambas son dos vibraciones dinámicas, en distintos planos, de una misma fuerza vital.

 

 

 

-------Manifestación Mental

 

 

 

Manifestación Orgánica

 

---------Fuerza Vital

 

 

 

 

CONCEPTO DE ENFERMEDAD EN HOMEOPATÍA

 

Es un desequilibrio en nuestra Fuerza Vital, un desarreglo o alteración energética o dinámica en nuestra salud; siendo la misma vitalidad profunda la primera que se altera en una enfermedad, aunque sus primeros movimientos son invisibles al observador, lo que inmediatamente se puede apreciar es un desarreglo en nuestra MENTE (afecto, voluntad, intelecto) para luego pasar el proceso a interesar los planos más densos en el nivel de los órganos, el cuerpo propiamente dicho.

1º: Fuerza Vital.

2º: Mente.

3º: Órganos Corporales.

 

QUE ES UN SÍNTOMA O GRUPO DE SÍNTOMAS PARA EL MÉDICO HOMEÓPATA

 

Son los mecanismos defensivos mediante los cuales la Naturaleza expresa la "Enfermedad Interna", o sea, el desequilibrio en nuestra fuerza vital y mediante ellos da aviso del lugar donde se está desarrollando dicho desequilibrio.

Los síntomas son las "Manifestaciones Externas" de la enfermedad que internamente abarca a todo el organismo, o sea, tanto la mente como el cuerpo y deben ser tratados "desde el fondo", "de dentro hacia fuera" para que así pueda restablecerse la salud en forma permanente.

 

MECANISMO DE ACCIÓN DE LOS MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS

 

Estos son extraídos de los tres reinos de la Naturaleza y hoy en día el médico homeópata dispone de un arsenal de aproximadamente 2000 (dos mil) medicamentos, todos radicalmente distintos entre sí, diluidos y dinamizados, esto es debidamente trasformados en un poder energético más allá de la ecuación molecular. En términos físicos-químicos se llega a superar el denominado No de AVOGADRO: 6,032 x 10 23, que es el máximo de dilución posible de la materia más allá de la cual no se puede ya hablar de moléculas organizadas, de la mínima estructura de lo que fue la sustancia original; por ejemplo, el Sulfuro de Potasio (KALI SULPHURICUM), el Cloruro de Sodio o Sal común (NATRUM MURIATICUM), etc.

Los medicamentos homeopáticos actúan como meros ESTIMULADORES de la Fuerza Vital a la que hacen reaccionar debidamente. Entonces es la misma Naturaleza y SÓLO ELLA la que se encarga de hacer retornar el organismo al estado de salud. Ya que están tan diluidos los medicamentos homeopáticos no actúan por su masa molecular sino por su energía dinámica; no  cuantitativa sino cualitativamente.

 

MODO DE PROCEDER DE LA ALOPATÍA

 

La Alopatía o medicina tradicional también fue enunciada por Hipócrates y, a partir de Galeno (s.II), se convierte en la Medicina o principio medicinal dominante.

Utiliza (a diferencia y oposición con la homeopatía) medicamentos desemejantes o contrarios ("Contraria contrariis curantur") para "combatir" las enfermedades; o. Ej.: antibióticos para las infecciones, corticosteroides para el reumatismo, aspirina para el dolor la fiebre, etc.

La medicina alopatía no llega a ejercer un efecto verdaderamente curativo ya que su acción se dirige meramente a suprimir los síntomas de la enfermedad, y no la ENFERMEDAD misma, la alteración profunda. Lo que sucede es que la Alopatía denomina enfermedades (y ha catalogado un sinnúmero de ellas) a lo que sólo son SINTOMAS de la desarmonía energética interior, sólo accesible por una terapéutica dinámica como la HOMEOPATÍA.

La Alopatía es básicamente paliativa ya que los síntomas eliminados lo son sólo por breve tiempo, al cabo del cual reaparecen; cuando la consecuencia no es aún peor y se produce la denominada "supresión alopática", es decir la interiorización de la enfermedad al haber abortado su "vía" de manifestación. Con este efecto el mal se profundiza y da lugar a mutaciones mórbidas cada vez más difíciles de erradicar, hasta dañarse los órganos más nobles (corazón, hígado, riñones) o la misma mente (psicosis graves). En la siguiente figura se puede apreciar el sistema de la acción supresiba alopática en la mayoría de las circunstancias.

 

En la medida en que más externo o superficial sea un síntoma (hasta llegar a los más inocuos que son los de la PIEL), menos dañino será el proceso en curso. Desgraciadamente es tarea común de la alopatía suprimir estas manifestaciones superficiales con poderosos remedios antagonistas, produciendo esto así la interiorización del "morbus" con consecuencias muchas veces imprevisibles. Así como podemos observar que en un árbol existen raíces, savia y copa con hojas y frutos sería muy gráfico decir que la homeopatía trata las raíces y la savia, haciendo "subir" y exteriorizar el impulso vital curativo; mientras que, por otra parte, la alopatía "poda" las hojas trabajando en la superficie internalizando y contrariando la fuerza vital cuyo sentido es "hacia afuera". La alopatía, basada en el principio de los contrarios, incluye estos 2 (dos) sistemas terapéuticos: la enantiopatía, que usa remedios decididamente contrarios a la enfermedad en curso (antiespasmódicos para espasmo; laxante para el estreñimiento; antiinflamatorios para la inflamación) y es el método más empleado por la medicina oficial y la isopatía, que usa el mismo principio patógeno para tratar las enfermedades, p; ej., Las vacunas (micro organismos del sarampión atenuado como vacuna contra el sarampión; virus atenuado de la gripe para el mismo fin, etc.). En este caso se procura hacer desarrollar inmunidad al organismo "acostumbrándolo" progresivamente a una enfermedad artificial. Nuevamente la acción de la terapéutica es desde afuera hacia adentro, sin respetar el intento curativo centrífugo de la naturaleza.

Por otra parte la alopatía no establece relación de enfermedad alguna entre uno y otro órgano alterado; si el corazón está malo y el riñón también, serán dos cosas y dos abordajes distintos. El concepto de enfermedad es localizado, orgánico y sin interrelación con el resto del cuerpo. Es por eso que hay tantas especialidades en la medicina oficial, más aún en nuestro tiempo con la desaparición del antiguo médico de cabecera, que por lo menos tenía una perspectiva humana del enfermar y curar. La alopatía receta para la enfermedad y no para el enfermo, pese a que el gran clínico francés Claudio Bernard ya hubo dicho que "...no hay enfermedades sino enfermos." En el caso de las infecciones la alopatía considera que el microbio es el único responsable del problema y por lo tanto hay que exterminarlo. En homeopatía, por el contrario, lo que prevalece es la noción de "terreno" o "predisposición"; el ser vivo debe estar susceptible de enfermarse para poder realizar un padecimiento. Ya el mismo Luis Pasteur, descubridor de los microbios, había dicho: "...los microbios son nada, el terreno lo es todo". Al ser hereditaria la propensión a la enfermedad la homeopatía cura esta tendencia desde la raíz, evitando que luego esta inclinación se transmita a los descendientes de esa persona y posibilitando así una "limpieza" de tendencias patológicas crónicas totalmente eficaz (p, ej.. Familias de hipertensos, diabéticos, asmáticos, etc.). Recordemos que el sentido de la curación en medicina homeopática es a favor de la fuerza vital (como lo ilustra la siguiente figura).. Desde lo mental-afectivo hacia los órganos más superficiales y la piel.

 

 

CUARTO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA:

La experimentación pura.

Se trata de que la homeopatía experimenta sus remedios, (minerales, vegetales y animales) directamente en sujetos sanos que se han prestado voluntariamente para tal fin; de todo sexo y edad y que sean capaces de relatar mínimamente los síntomas que se van presentando.

Las dosis de estos remedios que se les administran son sumamente diluidos y por un breve lapso de tiempo. Al cabo de éste los experimentadores comienzan a vivir artificialmente una serie de síntomas propios de la sustancia experimentada, tanto en lo Anímico-afectivo como en lo Físico. Dicho efectos desaparecen por completo una vez suspendida la administración del remedio, volviendo el sujeto automáticamente al estado de salud anterior y, más aún, según relata la estadística, a un estado vital superior al de antes de la experimentación.

Estos síntomas "vividos" por así decirlo son cuidadosamente anotados, clasificados y jerarquizados constituyendo lo que, en homeopatía es la prolífica MATERIA MEDICA MEDICAMENTOSA, que contiene hoy más de 2000 (dos mil) sustancias esencialmente diferentes: "... cada una de ellas un mundo." Lo increíble que descubrió Samuel Hahnemann es que la misma sustancia vuelta a administrar a otro sujeto y a otro y a otro, produce exactamente el mismo cortejo sintomático. De esto dedujo EL PODER DE ENFERMAR ARTIFICIALMENTE DE LAS MEDICINAS DILUIDAS y, tan o más importante: EL DE CURAR A AQUELLOS PACIENTES QUE VENGAN PRESENTANDO EN LA CONSULTA LOS MISMOS O SIMILARES SÍNTOMAS que ellas producen en el experimentador. Samuel Hahnemann acababa de descubrir la ley vital por la que los remedios CURAN SÓLO AQUELLO QUE SON CAPACES DE ENFERMAR primeramente, y que el verdadero principio de curación es que LO SEMEJANTE ES LO ÚNICO CAPAZ DE SANAR eficaz mente.

 

QUINTO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA:

 

INDIVIDUALIDAD MORBOSA. Este enunciado nos habla de que cada ser vivo es único y específico en su modo de enfermar; que cada uno; "hace" una enfermedad "a su manera", según su peculiar punto de vista de las cosas y las situaciones. Cada INDIVIDUO ES DIFERENTE de los otros de su especie, ya que tiene una constitución propia con unos LÍMITES PROPIOS y unas CONDICIONES DE EXISTENCIA ÓPTIMAS PROPIAS, es decir una SALUD INDIVIDUAL. La enfermedad es un estado de existencia como la salud; pero en la enfermedad no se vulnera la ESENCIA INDIVIDUAL de la persona sino que cobra preeminencia una manera alterada de vivir que no obstante, sigue siendo ÚNICA Y PERSONAL. Esta forma peculiar de "vivir" la enfermedad se manifiesta en el paciente por síntomas que el médico homeópata busca exhaustivamente. Dichos síntomas (afectivos, volítivos, intelectuales; generales, de agravación y mejoría, de deseo y aversión de alimentos y finalmente los orgánicos propiamente dichos) constituirían la manera individual a través de la cual la persona SUFRE UNA INADECUACIÓN A LA, EXISTENCIA; ya que en el estado de SALUD "...el ser se encuentra en un estado de armonía PSIQUICA, ORGÁNICA Y SOCIAL que no sólo implica la ausencia de la enfermedad manifiesta" (definición de salud de la OMS-ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD). Por ejemplo: dos hermanitos con asma: frente a la misma familia, grupo social y época uno será con vehemente, arrebatado, llorón, quejoso, con gran sudoración y olor en los pies, indolente y gran apetito; mientras que el otro será tímido cederá fácil ante las reprensiones de sus padres, callado, con temor nocturnos, muy difícil de hacerle comer y sumamente friolento. Pues así, con un mismo cuadro patológico según la alopatía (el asma) uno necesitará un medicamento y otro, uno diferente según la homeopatía, que ve la manera INDIVIDUALIZADA de cada uno de sufrir su circunstancia. Y esto nos lleva al SEXTO PRINCIPIO: la INDIVIDUALIDAD MEDICAMENTOSA.

 

SEXTO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA:

 

INDIVIDUALIDAD MEDICAMENTOSA.

Así como hay entonces una manera personal de enfermar, así descubrió HAHNEMANN que hay UN ÚNICO MEDICAMENTO o SUSTANCIA MEDICAMENTOSA para cada individuo. Como se hubo dicho anteriormente el perfil curativo de un producto se extrae de la experimentación en seres humanos y de los síntomas que dichos experimentadores aportan. Se constituye así un REMEDIO con un espectro capaz de curar (pues antes lo fue de enfermar en el sujeto testigo) en las esferas mental, general y orgánica; Cada uno con un sin numero de matices en las distintas áreas. Existen medicamentos como el LYCOPODIUM CLAVATUM, apto para personas muy orgullosas sumamente eficientes y trabajadoras, de gran apetito y de padecimientos digestivos importantes; el NATRUM MURIATICUM (o sal común), ávido de demostraciones de afecto, siempre enamoradizo y sufriendo por penas de amor, con gran deseo de sal en las comidas, etc. HAHNEMANN descubrió así que casi todas las sustancias y elementos del universo tienen un oculto poder curador para los seres vivos, que llega a hacerse accesible a través de un proceso de dilución y agitación progresivas. Luego se debe comparar el la consulta que cuadro global (mental  afectivo, general y orgánico) presenta el paciente con el perfil fijo de los medicamentos a fin de encontrar el remedio más similar posible, que se constituiría así en su "SIMILIMUM"; verdadera imagen medicamentosa-curativa.

 

SÉPTIMO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA;

 

REMEDIOS DILUIDOS/DINAMIZADOS. ("DOSIS MÍNIMA ADECUADA").

Se puede definir el concepto dosis mínima adecuada como "la cantidad mínima de medicamento necesaria para producir una reacción curativa en el enfermo". Antiguamente los tratamientos médicos estaban orientados a erradicar el "mal" que anidaba en al hombre en forma de enfermedad, ya que consideraban nulo casi inexistente el poder de la naturaleza para combatirlo por sí sola y mucho menos contemplar la idea de que la misma fuerza vital produjera (a manera de reacción ante su circunstancia) ella misma su propia "enfermedad". Visto así el panorama las dosis de los remedios debían ser lo suficientemente masivas y agresivas para extirpar adecuadamente el " mal ". tal era la agresiva terapéutica de entonces que a veces el paciente "moría curado". HAHNEMANN comenzó a experimentar los remedios en su propia persona y primeramente lo hizo en dosis muy brutas, sin diluir. Pero al utilizar remedios como el arsénico (ARSENICUM ALBUM) o la belladona (ATROPA BELLADONA) se vio obligado a disminuir diluyendo las dosis que daba a sus pacientes, por el efecto tóxico que producían, y que le fue llevando progresivamente a estructurar la posología que hoy poseemos los médicos homeópatas en todo el mundo; de la etapa "ponderal" a la que hoy llamaríamos "infinitesimal" de los medicamentos. En apoyo del poder de la sustancias diluidas, citaré la ley matemática enunciada por maupertuis; "la cantidad de acción necesaria para efectuar cualquier cambio en la naturaleza es la menor posible"; A la que Fincke añade: "la cantidad decisiva es siempre un mínimo, un infinitésimo". A esto se añada la ley de farmacoterapia de Schultz: "toda excitación provoca en una célula un aumento o una disminución de su función fisiológica, en relación con la intensidad débil o fuerte de la excitación": y la ley biológica de Arndt: "las pequeñas excitaciones provocan la actividad vital, las excitaciones medias la aumentan, las fuertes la anulan en parte y las exageradas las anulan totalmente". En resumen: dosis fuertes destruyen, dosis medias inhiben y dosis pequeñas estimulan.

 

OCTAVO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA:

 

PATOLOGÍA CONSTITUCIONAL o "MIASMAS".

Él termino "MIASMA" fue acuñado por HAHNEMANN para denominar una perturbación dinámica de la fuerza vital que origina las enfermedades crónicas. Esta perturbación según HAHNEMANN se hereda de padres a hijos desde la aparición del hombre sobre la tierra y comenzaren a manifestarse las mil y una enfermedades que afligen desde entonces el hombre y a toda especie viviente. HAHNEMANN distinguió tres "troncos" básicos alrededor de los cuales se imbrican todos los males que registra la patología, y que tienen en ellos su origen. El primero de ellos lo denominó "PSORA"(del griego: "rascar" y más probablemente del hebreo "tsorat" :Ruptura, división, falla) el primero y él más básico de todos; Del cual incluso nacen los otros dos. Este "miasma" se caracteriza por producir todos los procesos de EXALTACIÓN de las fuerzas vitales, funcionales, en los niveles AFECTIVO MENTAL, GENERAL, ORGÁNICO. Al segundo lo denominó SICOSIS (del gr.: "sykon": Higo) y es el encargado de producir todos los fenómenos de HIPERTROFIA, tales como verrugas, nódulos, fibromas, tumores, alteraciones mentales que vulneran la afectividad y hacen al ser sin sentimientos, etc. Al tercero lo llamó SIFILIS, (nombre del pastor Syphilo, que tenía relaciones con sus animales) y es el encargado de producir todos los fenómenos de DESTRUCCIÓN de los fenómenos vitales, tales como úlceras, hipotonía celular y a nivel mental melancolía que puede culminar en intentos de autodestrucción. Es así como la hidra de las mil cabezas de los males del ser vivo tendrían origen en alguna o las tres de estas manifestaciones básicas. Es la tarea más ardua del medico homeópata el erradicar definitivamente toda manifestación miasmática del organismo; con ello la homeopatía se erige no solo en medicina curativa sino también PREVENTIVA. Con un tratamiento homeopático llevado al fin adecuado se puede decir que el ser vivo ha quedado libre de LA INCLINACIÓN CRÓNICA HEREDITARIA A LA ENFERMEDAD PERSISTENTE, así como a ya NO TRASMITIRLA MÁS A SUS DESCENDIENTES.

 

"ORGANON", "REPERTORIO" Y "MATERIA MÉDICA".

 

Son los instrumentos bibliográficos con que cuenta el medico homeópata así como sus herramientas de DIAGNÓSTICO Y TERAPÉUTICA. El "ÓRGANON DE LA MEDICINA" es el libro principal de SAMUEL HAHNEMANN y todos los médicos homeópatas que se consideran sus seguidores lo tienen como su principal guía. En él se encuentran todas las pautas para enfocar el tratamiento de las enfermedades y es el ALMA DOCTRINAL de la homeopatía. Escrito a principios del s. XIX en forma de aforismos, a usanza de la época, es una obra que revela el genio culminante del creador de la HOMEOPATÍA.

EL REPERTORIO ha sido escrito a lo largo de más de 30 años por el médico norteamericano JAMES T. KENT a princ. De este siglo y se puede decir que ofrece al homeópata la técnica de ir "desde el síntoma al remedio". Están computados infinidad de síntomas desde lo MENTAL, pasando por lo GENERAL y todos los principales APARATOS Y SISTEMAS ORGÁNICOS por separado; con una pulcritud y observación admirables. Por ej.: "temor al irse a dormir", con "equis" cantidad de remedios.; sudor de cabeza en niños": ídem; "ilusión de estar dividido en dos"; "Visión ocular de moscas volantes"; "escalofrío al orinar", etc. Finalmente la MATERIA MÉDICA son las obras de distintos autores que tratan exhaustivamente acerca de los 2000 (dos mil) remedios de la HOMEOPATÍA, basados en los datos recogidos en la experimentación en personas sanas o PATOGENESIA. Todos estos libros se encuentran en la consulta del buen medico homeópata y, a diferencia del profesional alópata, el homeópata tiene sus libros delante suyo ante el paciente como consulta constante. No tiene un "corpus" permanente de conocimientos adquiridos en la facultad de medicina y debe acordárselos de memoria. El hecho diferencial homeopático requiere, amén de su complejidad, un esfuerzo constante de estudio y la imposibilidad de manejar de memoria la enorme profusión de datos que deben barajarse (síntomas, remedios y aspectos que los relacionan) para INDIVIDUALIZAR un caso y, por lo tanto, medicar para ese ÚNICO PACIENTE y no para la enfermedad.

 

HOMEOPATÍA UNICISTA Y HOMEOPATÍA PLURALISTA/COMPLEJISTA.

 

Él médico homeópata UNICISTA es el legítimo heredero y fiel seguidor del edificio monumental que creó SAMUEL HAHNEMANN, ordenado a la ciencia y arte de curar según el PRINCIPIO DE SIMILITUD y el respeto a la FUERZA VITAL. Establece como su trabajo el Hallar UN SÓLO MEDICAMENTO para cada paciente, que refleje la "ACTITUD VITAL" que hace posible su enfermedad y no la variedad de síntomas que semejan sólo las ramas y no las RAÍCES del proceso mórbido integral. Desde la segunda mitad del presente siglo se ha desarrollado en centroeuropea una tendencia a pervertir el legado de SAMUEL HAHNEMANN en la homeopatía. Con un enfoque totalmente empírico sin ninguna base racional, seria, sistematizada, han aparecido algunos que con el nombre de "complejitas" usan un cóctel de medicamentos homeopáticos sin ningún criterio hahnemaniano, y medican para un rótulo de enfermedad a la manera de los alópatas. Dan varios remedios en espurias fórmulas compuestas que se expenden libremente en las farmacias como "panaceas homeopáticas" para el estreñimiento, la obesidad o el resfriado. SAMUEL HAHNEMANN dejó claramente establecido en el "ÓRGANO"; parágrafo 273 (g273) que "... no es necesario dar más que un medicamento por vez a cada paciente." Con respecto al denominado "pluralismo" que, si bien no es tan grosero en su terapéutica como los complejitas, igual no medica para la totalidad vital del paciente (g 213 del ORGANON) y mucho menos con preeminencia de lo afectivo-mental (g 211). A veces tampoco respetan la administración de un único remedio dejando el suficiente compás de espera hasta la próxima prescripción (g 276, g 247 y g 246 del ÓRGANON). El verdadero médico homeópata UNISISTA, el fiel seguidor de todos los postulados de SAMUEL HAHNEMANN y muchos de sus brillantes y esforzados continuadores ( J. Kent, C. Hering, Von Lippe, Von Boenninghausen, Grimmer, Nash, Allen, etc.) es el que interroga larga y minuciosamente a su paciente (una hora o más), indagando acerca de toda su vida, a la manera del antiguo médico de familia. Luego prescribe UN SÓLO MEDICAMENTO POR VISITA, o el mismo con el SUFICIENTE TIEMPO DE ESPERA. Siempre insistirá el verdadero médico homeópata en la curación de la enfermedad siempre que se pueda acceder al profundo dinamismo heredado, desde el cual se reproducen todas las enfermedades. Curación para el verdadero homeópata es RECONCILIACIÓN ARMÓNICA CON LA EXISTENCIA, MADUREZ del hombre con su entorno y no sólo la ausencia de sintomatología.

 

SITUACIÓN DE LA HOMEOPATÍA EN EL MUNDO.

 

La HOMEOPATÍA es ejercida en forma TOTALMENTE OFICIAL por Licenciados en Medicina y Cirugía en BANGLA DESH, BRASIL, COLOMBIA, COSTA RICA, CUBA, INDIA, MÉXICO, PAKISTÁN, RUMANIA, RUSIA, SRI LANKA, Y REINO UNIDO. La FARMACOPEA HOMEOPÁTICA o conjunto ordenado de todos los medicamentos homeopáticos, denominada en LATÍN, es oficial en ESTADOS UNIDOS, ALEMANIA Y LA MAYORÍA DE LOS PAÍSES MENCIONADOS ANTERIORMENTE.

La LIGA MEDICA HOMEOPÁTICA INTERNACIONAL, fundada en 1925 y con sede en Holanda, nuclea a todos los seguidores de SAMUEL HAHNEMANN del mundo.

 

SITUACIÓN EN ESPAÑA.

 

En España la homeopatía es ejercida por Licenciados en Medicina y Cirugía que poseen una secretaría propia en casi todos los colegios médicos de las principales provincias Españolas. La ORGANIZACIÓN MEDICA COLEGIAL apoya el ejercicio de la homeopatía por el profesional médico desde 1993. En 1990 y 1994 con la Ley de medicamento homeopático éste está debidamente fiscalizado por el Ministerio de Sanidad y expendido sólo en farmacias, bajo estricto control de los laboratorios autorizados. Se expide título de postgrado universitario para licenciados en Medicina y Cirugía, Veterinarios (pues existe una prolífica MEDICINA HOMEOPÁTICA VETERINARIA, basada en los mismos principios de SAMUEL HAHNEMANN, y aun una FITOTERAPIA HOMEOPÁTICA) y farmacéuticos en las universidades de Sevilla, Valladolid, Murcia y Barcelona. En Madrid existe el Hospital homeopático "San José", en proceso de restauración. En Barcelona la Academia Medica homeopática de Bna. Ejerce desde 1890 una función formativa y de divulgación; hoy ésta última vinculada a la Univ. De Barcelona, fundación BOSCH y GIMPERA, para la expedición del título de POSTGRADO UNIVERSITARIO EN HOMEOPATÍA a médicos, veterinarios y farmacéuticos. Para más información:

PREGUNTAS MÁS HABITUALES DEL PACIENTE HOMEOPÁTICO   (I)   

 A)))  ACERCA DEL REMEDIO:

 

1)   - Pregunta:

  ¿Cómo actúa el medicamento homeopático siendo que está tan diluido y, al haber desaparecido la molécula del producto original (mineral, vegetal o animal), qué es lo que finalmente hace efecto?

      - Respuesta:

  Es exacta la noción de que ya no existe producto original en el líquido (o en el glóbulo si el medicamento es administrado en dicha forma) debido al proceso de dilución; para explicar este fenómeno debemos remitirnos más al campo de  la física cuántica que al de la química molecular.

  Asimismo es verdad que en cuanto a la molécula original se ha superado ya en la dilución 30ºCH  el denominado “Nº de Avogadro”  =  6,0225 x 10 elevado a la 23, que es el número de moléculas que integran un denominado MOL o cantidad mínima, infinitésima, de cualquier sustancia. Como dije anteriormente por la dilución este Nº se rompe ya en la potencia 30º CH de cualquier medicamento homeopático preparado según las leyes internacionales de dilución y sucusión (o agitación).

  Por  la ley del intercambio MASA POR ENERGÍA ó  E=MC 2   Albert Einstein descubrió que lo que en realidad llamamos “materia” (concepto tan caro a los siempre ultra conservadores químicos) es un proceso de interpenetración constante entre dos variables: lo denso, objetivable por una parte, y lo “invisible” energético por otra. Entonces la materia sería una ÚNICA REALIDAD CON DOS CARAS: la masa por un lado y la energía por el otro.

  En el  campo de la Física Nuclear se puede observar una liberación potentísima de energía al bombardear en forma implosiva al elemento Uranio o Plutonio, rompiéndose por este hecho sus enlaces moleculares más o menos estables, dando lugar a la conocida EXPLOSIÓN ATÓMICA. Si este hecho sucede ya por la mano del hombre que hubo arrancado dicho secreto a la materia, ¿por qué el genio universal del Dr. Samuel  Hahnemann, creador de la HOMEOPATÍA , no pudo haber asimismo desvelado para toda la humanidad un secreto de la materia aún más escondido como es el despliegue de un poder oculto en las sustancias al diluirlas y agitarlas, pero esta vez para la paz y la curación de las enfermedades de todo ser vivo?

  Un intento de  explicación acerca de qué sucede en el  líquido homeopático se realizó con los trabajos del Dr. Jacques Benveniste, de París, en la 2ª mitad de los ’80 y que éste denominó “LA MEMORIA DEL AGUA”. Dichos experimentos fueron rechazados por la comunidad científica internacional por razones poco claras, pero en la actualidad se está intentado una re-presentación de los fenómenos reproducidos en el laboratorio.

  En el presente un equipo de investigadores en BIOFÍSICA, en la rama de electricidad, de la Universidad de Atenas, Grecia, ha bombardeado una solución homeopática con una corriente eléctrica y medido y graficado posteriormente el experimento. Con una solución de agua realizada en forma paralela se  llegó a la conclusión que el gráfico, el dibujo eléctrico de la solución homeopática (por ej. del medicamento “Chamomilla matricaria” ) era sustancialmente diferente del del agua. No sólo eso, sino que vueltos a medir  otra solución con la misma sustancia se volvía a “dibujar” la misma gráfica y si se testeaba otro medicamento la gráfica variaba. Así cada sustancia parecía tener un perfil único y PERSONAL; mientras tanto la solución con AGUA solamente seguía manteniendo una misma configuración distinta a las de las sustancias homeopáticas. ¿Cuál es la conclusión, por lo menos de parte de Bio-electricidad?, pues... de que LAS SOLUCIONES HOMEOPÁTICAS NO SON SÓLO AGUA .

 

 

2)  - Pregunta:

  ¿ Por qué el medicamento a veces se receta  como glóbulos  (pequeñitos) o gránulos (más grandes) directamente en seco bajo la lengua, y por única vez, y en otras en forma de líquido bebido una ó más veces al día durante todos los días?

      - Respuesta:

  Ambas son técnicas correctas de prescripción en HOMEOPATÍA UNICISTA.

  La técnica de  prescripción del remedio (recordemos: SIEMPRE UN SÓLO REMEDIO POR CONSULTA!)  que consta en la administración del mismo en forma líquida y repetida todos los días se denomina técnica o Escala LM (cincuenta milesimal) y es el último descubrimiento del Dr. Samuel Hahnemann, pero que recién hubo llegado hasta nosotros a fines de la primera mitad del siglo XX. Con esta escala el médico homeópata está mucho mejor capacitado para tratar las enfermedades con mayor profundidad y eficacia, minimizando incluso las tan molestas agravaciones homeopáticas que a veces suceden en el curso del tratamiento y que, si bien indican una reacción muy positiva de la Fuerza Vital al medicamento, son a veces difíciles de sobrellevar por sus molestias, como es de esperar. Con este tratamiento en líquido y repetido el médico homeópata se acerca al  ideal de curación previsto por Hahnemann: SUAVE, RÁPIDO y PERMANENTE.

  La técnica de dosis única en seco bajo la lengua lleva ya con nosotros unos 200 años de experimentación y casuística abundantes por parte de los grandes maestros en Homeopatía que nos han precedido. Su legado es invalorable y, si bien el método LM es un joven recién llegado de apenas 50 años, ya tiene sus credenciales bien y que muy bien ganadas a lo largo y ancho de la comunidad homeopática internacional.

 

 

3) - Pregunta:

  ¿Para qué se dan 10 (más o menos) golpes al frasco de líquido antes de beberlo siempre?

 - Respuesta:

  Los golpes permiten a la solución un mayor poder y eficacia. Con cada serie de 10 ó más o menos golpes el líquido se carga de una fracción de energía, que se vuelve acumulable a lo largo del tratamiento. Por ejemplo una solución de Arsenicum álbum 0/12 LM con los golpes se transformaría en algo así como 0/12,0001 y con otros 10 en 0/12,00012 y así sucesivamente; eso sí sin superar nunca la potencia 0/12 ya que para eso habría que adquirir un nuevo tubo de glóbulos Arsenicum álbum 0/13 LM ó superior.

  De lo dicho se infiere que el creador de la Homeopatía no sólo descubrió que diluyendo las sustancias éstas revelan un nuevo poder y esta vez curativo, sino que también añadió el descubrimiento de la agitación o “sucusión   como un medio revolucionario más para extraer de la Naturaleza virtud curativa de sus elementos vegetales, minerales o animales.

 

 

4) - Pregunta:

  ¿El medicamento homeopático es compatible con la toma de remedios alopáticos como antibióticos, antinflamatorios, etc. y posee además algún tipo de efecto tóxico o contraindicación evidente?

-         Respuesta:

  El medicamento homeopático debidamente prescripto por el médico homeópata EN UNA CONSULTA INDIVIDUALIZADA, es perfectamente compatible con otro tipo de remedio no homeopático aunque a veces el facultativo desaconseje esta práctica. En cuanto a su toxicidad ésta es nula y las contraindicaciones no existen. La Ley del Medicamento Homeopático de 1993 en España, que regula la comercialización y expendio en farmacias de los  fármacos, hace que dichos tubos de gránulos y glóbulos no lleven prospecto adjunto. Y esto debido a dos circunstancias radicales: 1º) Que el tratamiento SIEMPRE debe ser indicado por un profesional debidamente cualificado y en una entrevista personalizada, tomando el cuadro general y personal del paciente; recordando a este respecto que el médico homeópata trata ENFERMOS y no enfermedades y 2º) Su práctica carencia de efectos tóxicos, contraindicaciones o alergias de todo tipo.

 

 

5) - Pregunta:

    ¿Necesitan algún tipo de conservación o precauciones especiales los medicamentos homeopáticos?

- Respuesta:

  Los medicamentos homeopáticos en forma de glóbulos, gránulos o papeles (en algunos países) sólo necesitan ser guardados lejos de sustancias aromáticas y en lugar seco. Al abrirlos para ingerirlos es necesario que no haya en el ambiente sustancias como la MENTA o el   ALCANFOR, que son dañinos para su estabilidad energética. Al  tomarlos es necesario no tocarlos con los dedos pues la estática corporal tiende a alterarlos.

  La forma líquida o de jarabe es más inestable en el tiempo (  la forma de glóbulos

puede durar décadas) y necesita de algunas gotas de alcohol 96º y ser refrigerado en la nevera. No obstante, la solución tiene un tiempo limitado de vida, más o menos 25 (veinticinco)  días.

  Asimismo se recomienda mientras dure el tratamiento usar una crema dentífrica compatible con la Homeopatía, de venta en cualquier farmacia.

 

 

6) - Pregunta:

    ¿ Los remedios homeopáticos se venden en herbolarios, los da el mismo médico o se debe acudir a las farmacias?

- Respuesta:   

  Los medicamentos homeopáticos están regulados en España por la Ley del Medicamento Homeopático, de 1993, que establece la estricta expedición de los mismos a cargo de los profesionales farmacéuticos y sólo de las marcas registradas de los tres laboratorios homeopáticos autorizados. El tubo de gránulos o glóbulos lleva un número de identificación del Ministerio de Sanidad y cumple con todas las normativas de control aplicables a cualquier fármaco. Esto garantiza para el paciente las mínimas condiciones de pureza del remedio necesarias para la buena marcha del tratamiento. Recordar que no llevan prospecto adjunto por dos razones: a) la Homeopatía ejerce una terapéutica INDIVIDUALIZADORA del padecimiento, ya que para ella (como debiera serlo para toda la Medicina) no hay ENFERMEDADES sino ENFERMOS; y b) la práctica ausencia de efectos tóxicos, contraindicaciones, alergias, intolerancias, antidotismos y advertencias de cualquier tipo, por lo que el remedio lo pueden ingerir aun bebés y embarazadas.

 

 

7) - Pregunta:

    ¿ Los medicamentos tienen distinto nombre en cada país y actualmente de qué cantidad de sustancias diferentes dispone la Homeopatía?

    - Respuesta:   

  A lo largo y ancho  del mundo los remedios homeopáticos se denominan en latín (“Pulsatilla praetensis”; “Mercurius solubilis”; “Lachesis trigonocephalus”; “Psorinum”, etc.) y se encuentran agrupados en las denominadas Farmacopeas, de las cuales las más importantes son la norteamericana, la alemana y la francesa.

  En la actualidad la Medicina Homeopática dispone de alrededor de 2000 (dos mil) sustancias diferentes; cada una un mundo en su accionar y aplicaciones; cada una es absolutamente única para una persona y una afección determinada, respetando siempre el criterio de PERSONALIZACIÓN de la Homeopatía Unicista: un sólo remedio por vez para cada enfermo, y para toda su dinámica biopsíquica en desarmonía, y NO SÓLO para la afección por la que consulta.

 

 

8) - Pregunta:

    ¿ La administración del remedio homeopático en forma de pomada requiere alguna consideración en especial?

-         Respuesta:

  Las pomadas generalmente las prescribe el médico homeópata como coadyuvante local del tratamiento general con glóbulos; aunque a veces puede prescribirse la pomada sola en alguna afección muy concreta. También carecen de efectos tóxicos, alergias o contraindicaciones.

 

9) - Pregunta:

    ¿ Es necesario tomar el medicamento, ya sea en glóbulos, gránulos o líquidos, cerca o lejos de las comidas?

-         Respuesta:

  Esta es una consideración que se reserva el arte de cada facultativo, aunque como norma muy general puede aconsejarse la toma de la forma de glóbulos o gránulos de una á dos horas lejos de las comidas. La forma líquida posee una mayor elasticidad a este respecto.

 

 

 

  B)))  ACERCA DEL TRATAMIENTO EN 

 

 

1) - Pregunta:

    ¿ Cuánto dura un tratamiento homeopático en general,  o es que hay que tomar los remedios durante toda la vida?

- Respuesta:

  El tratamiento homeopático sólo sirve como ESTIMULANTE  de la denominada FUERZA VITAL por Hahnemann, o poder vital sustentador de  todos los principios biológicos. Por lo tanto quien cura y quien enferma es la misma Fuerza Vital y el medicamento homeopático sólo le ofrece una guía para retomar el camino; algo así como un perro lazarillo a la vez que un estímulo energético. Dicho esto se infiere que la duración del tratamiento dependerá del estado de la Fuerza Vital en el momento de la consulta. Aunque un niño se supone que tiene más reservas vitales y está menos “contaminado” que un anciano, en la práctica se ven casos paradójicos de niños que tardan años en recuperarse y adultos que en pocos meses se les puede dar de alta. Y es que la enfermedad anida no sólo en los estratos profundos de lo que llamamos la vida actual, sino que es el resultado de la herencia y  los condicionamientos de cada árbol genealógico (afecciones crónicas que pasan de padres a hijos, improntas de alcoholismo y drogodependencia, etc.). Todo esto hace que  remover las causas profundas de la enfermedad (¡ Y NO SÓLO LOS SÍNTOMAS DE CONSULTA!!!) pueda llevar a veces un poco de tiempo.

  En cuanto a la segunda parte de la pregunta el médico homeópata, a diferencia del médico tradicional basado sólo en el empirismo, posee una Ley de Curación y un conocimiento bastante preciso de la dirección y movimiento de los síntomas hacia lo que denominamos restablecimiento de la salud, y por lo tanto puede ver a través de señales emitidas por la Fuerza Vital de la persona cuándo el proceso de restablecimiento profundo de la Armonía Vital ha llegado a su término. Por lo tanto, en Medicina Homeopática existe un ALTA TERAPÉUTICA que implica la no asistencia ya al médico sino cuando el paciente lo considere oportuno. Esto conlleva el hecho de que la persona se encuentra CURADA de su TENDENCIA A LA ENFERMEDAD CRÓNICA . El terreno se encuentra limpio de la inclinación a la enfermedad repetitiva y , como anota Hahnemann, “...el espíritu dotado de razón que anida en nosotros puede ya valerse del cuerpo como un instrumento útil para cumplir los más altos fines de la existencia”. Además la tendencia a la enfermedad crónica luego de un alta terapéutica tampoco será ya transmitida por ese  paciente a sus descendientes; así como llegará a gozar de una vejez sin complicaciones y de una muerte serena y digna.

 

2) - Pregunta:

    ¿ Se debe suspender la medicación tradicional que uno pueda venir ya tomando al iniciar un tratamiento homeopático?

     - Respuesta:

  En principio vale decir que el médico homeópata es, por formación y definición, ante todo un MÉDICO, por lo tanto se impone enfrentarse en principio con prudencia y respeto sino a la medicación alopática y a los supuestos fundamentos en base a los cuales fue prescripta, sí a la Fuerza Vital ya interesada y afligida de modo diverso por la medicación antigua, incluso por generaciones. Por lo tanto el médico homeópata es conservador con aquella medicación que al suprimirla puede ocasionar algún trastorno o fenómenos de abstinencia (anticonvulsivos, tranquilizantes mayores, corticoides, antihipertensivos), por lo menos por un cierto tiempo; en otros casos es necesario dado el deterioro orgánico irreversible (la Fuerza Vital ya no está en condiciones de reparar dicho tejido), retener la medicación tradicional durante toda la vida (insuficiencia cardiaca avanzada, insuficiencia renal o hepática, cierto grado de arritmias cardíacas, insulina en diabéticos infanto-juveniles, la mayor parte de  los tumores, etc.) y finalmente el médico homeópata hará énfasis en la nueva medicación homeopática como progresivo sustituto de la antigua y esto muchas veces aconsejado por un propio colega de la medicina alopática. En resumen: el tratamiento homeopático puede coexistir perfectamente con la medicación tradicional ya que su proceso discurre a una profundidad energética inalcanzable y aun inconcebible por los parámetros de la terapéutica alopática.

 

3) - Pregunta:

    ¿ Qué es la denominada agravación homeopática?

    - Respuesta:

  La agravación homeopática es   índice de una EXITOSA MARCHA DEL TRATAMIENTO,  así de paradójico pero no menos así de real. A veces se producen durante el transcurso del tratamiento homeopático una exacerbación TEMPORARIA de los síntomas, que sólo está indicando que la Fuerza Vital se ha puesto en marcha, reaccionado positivamente al estímulo del medicamento administrado. Dichas  agravaciones  duran apenas un breve tiempo y luego desaparecen; pero lo más importante es que conllevan automáticamente una NOTABLE MEJORÍA de los síntomas del estado de ánimo, bienestar general y voluntad de vivir. Es un proceso INDUCIDO POR LA MISMA FUERZA VITAL que ya se encuentra en camino positivo de exonerar, eliminar, el morbo que la hubo estado afligiendo en forma crónica:

¡SE HA PUESTO EN MARCHA UN PODEROSO PROCESO DE LIMPIEZA!!!  

 

4) - Pregunta:

    ¿En Homeopatía el profesional echa mano de otros recursos de la medicina tradicional, como las pruebas analíticas, radiografías, escáneres, electrocardiogramas o incluso cirugía?

    - Respuesta:

  Una vez más cabe repetir que el médico homeópata es un Licenciado en Medicina y Cirugía que nunca deja de ser médico integral; vale decir que lo que es bueno en el arte y en la ciencia no hay porqué cambiarlo. A veces es necesario e incluso recomendable, sólo a veces, prescribir una analítica de sangre o un electrocardiograma. Esto es así debido a que la Semiología (la recogida de síntomas o historia clínica) por parte del homeópata difiere sustancialmente a la del médico alópata en que considera al paciente y su relato sintomático actual y EL DE TODA SU HISTORIA VITAL como la clave de sus dolencias, lo que le dará al médico homeópata el material conducente a la prescripción de un remedio “SIMMILLIMUM” o sea un medicamento que produzca en el sano los mismos síntomas que el paciente sufre por estar enfermo. “Lo similar se cura con lo similar...”

  En cuanto a la cirugía, en ciertos casos es absolutamente necesario, como apendicitis aguda o peritonitis, litiasis o cálculos vesiculares o renales (incluso la máquina denominada litotritor es aconsejada), hernias estranguladas y toda aquella patología de urgencia que un buen médico sabe que debe evacuarla a cirugía; como asimismo todo buen médico sabe que lo que se puede curar con la Clínica (en este caso Homeopatía) se DEBE CURAR CON LA CLÍNICA. Hay un axioma en la Medicina de todos los tiempos que dice: “La Cirugía es el fracaso del tratamiento clínico...”

 

5) - Pregunta:

    ¿ Si en el transcurso del tratamiento sucede alguna “agravación homeopática” o alguna otra incidencia, resfríos, fiebre o anginas se debe recurrir al ambulatorio?

    - Respuesta:

  En la mayoría de los casos el buen médico homeópata está constantemente AL TELÉFONO con sus pacientes, y si se le deja un recado él se pone en contacto.

La mayoría de las pequeñas incidencias (las agravaciones son “¡UNA BUENA NOTICIA..!”, por otra parte)  pueden solucionarse perfectamente con el mini-arsenal homeopático de que dispone el paciente en su casa;  e incluso será el mismo médico homeópata, si no puede acudir él al domicilio de su paciente, el que indique la consulta al ambulatorio o a algún especialista. Otro axioma de la Medicina de siempre: “Primun non nocere”, o sea “primero no hacer daño...”

  En cuanto a la fiebre es de comentar a los padres que la fiebre es sólo un síntoma que está alertando de algún disturbio en el organismo y no una enfermedad en sí. Es más, es un fenómeno que está indicando un proceso de defensa y exoneración, expulsión, por parte del organismo de lo que le molesta. La fiebre se debe combatir en niños menores de dos años, debido a que su inmadurez cerebro-neurológica puede llegar a dar convulsiones por la temperatura. En niños mayores bajo tratamiento homeopático no hay que asustarse por la fiebre. Como lo indica todo buen médico pediatra son aconsejables en primer término medidas paliativas: toallas húmedas en la cabecita, baño de inmersión con el agua a “1º” menos de la temperatura del niño, ropa escasa en la cama, etc. Y siempre: CONSULTAR A SU MÉDICO HOMEÓPATA POR TELÉFONO. La consulta del homeópata se traslada al teléfono, así debe ser...

 

6) - Pregunta:

    ¿ Con qué frecuencia son citados los pacientes a la consulta homeopática?

   - Respuesta:

  Se acude a la consulta una vez al mes, aproximadamente, en  las fases iniciales del tratamiento. Cuando ya se aprecia una estabilidad en el cuadro del paciente la consulta se produce a intervalos de dos y tres ó más meses. En este transcurso se debe seguir tomando la medicación y estar en permanente contacto como siempre si llega a ser necesario. Cabe recordar que el tratamiento durará lo que la FUERZA VITAL del paciente necesite para lograr su equilibrio, la eliminación DEFINITIVA  del terreno predisponente a la enfermedad crónica, siendo por lo tanto el organismo de la persona el que marque la hora biológica del ALTA TERAPÉUTICA.

  Recordar que un  tratamiento homeopático llevado a buen término implicará una vejez tranquila y sin enfermedades como cardiopatías, úlceras, derrame cerebral, hipertensión. Esto que puede sonar fantástico es la realidad cotidiana en la que nos movemos los homeópatas La HOMEOPATÍA es también MEDICINA PREVENTIVA.

 

7) - Pregunta:

    ¿ La Homeopatía cura por sugestión..? ¿Es importante la “fe” en el médico homeópata?

     - Respuesta:

  La confianza depositada en el médico homeópata como en cualquier otro profesional es necesaria para seguir sus indicaciones y creer que, detrás de lo que él indica o prescribe, hay un especialista cualificado interesado en su bien. No es dicha “fe” lo que hace al tratamiento, sino que es sólo un requisito indispensable de sosiego por parte del paciente hacia aquél en quien ha depositado su salud y a veces su vida.

  Con respecto a la sugestión me remito a hechos y es que aconsejo encarecidamente a los que detentan esta opinión que se pongan en contacto con profesionales de HOMEOPATÍA VETERINARIA (en el Palau de las Heures de la Fundación Bosch y Gimpera, de la Universidad de Barcelona, se imparten cursos de Postgrado en Veterinaria Homeopática). Dicho profesional puede relatar cómo es prácticamente imposible curar a un caballo con un derrame purulento en el lomo en 2 ó 3 días sin antibióticos y sólo con “sugestión homeopática...” O una diarrea sanguinolenta en un perro, etc. Si a esto se le añade que la sugestión (más aún la hipnosis) necesita una ENTREGA Y RELAJACIÓN TOTAL por parte de la persona hacia su inductor, mal podemos ver esta condición cumplirse en los pobres animalitos que en su inmensa mayoría acuden temerosos, cuando no aterrados, a la consulta veterinaria.

  También se puede acudir a los FITOTERAPEUTAS HOMEÓPATAS, (sí .., las PLANTAS TAMBIÉN SE TRATAN CON HOMEOPATÍA)  que si bien no son muy numerosos en esta especialidad, pueden testimoniar de cómo funciona la “sugestión homeopática” en las plantas enfermas.

  En suma, la Homeopatía cura por sus sustancias diluidas y dinamizadas. Es un hecho comprobable todos los días. Y es por este hecho, las más de las veces, que ha sobrevivido en el mundo, pese a un sinnúmero de verdaderas persecuciones de todo tipo, a lo largo de doscientos años.

 

8) - Pregunta:

¿ Se pueden tratar con Homeopatía las denominadas  “enfermedades nerviosas” como la Anorexia, Estrés, Depresión, Angustia, etc.?

- Respuesta:

  Se pueden y se tratan perfectamente con Homeopatía dichas “enfermedades”; y es más aún : el resultado es mucho más rápido y notable ya que, si no hay deterioro orgánico alguno, el proceso sólo está asentado en el perfil emotivo-mental del paciente, que es su centro bio-psico-dinámico, y al ser la Curación un proceso “de adentro hacia fuera” el cambio hacia una ostensible mejoría se produce en un tiempo relativamente corto.

 

9) - Pregunta:

    ¿ En el tratamiento de niños con asma bronquial o bronquitis espasmódica se quitan de entrada los medicamentos convencionales?, ¿Es verdad que muchas consultas al médico homeópata son recomendadas por un profesional de la Pediatría?

- Respuesta:

  Los medicamentos de aplicación habitual en la patología bronquial (corticoesteroides, antihistamínicos, broncodilatadores, etc.) crean una cierta dependencia en el organismo además de un sinnúmero harto peligroso de efectos colaterales. Como consecuencia de esto no es aconsejable su supresión inmediata sino el desacostumbramiento progresivo en la medida que se observa una  franca mejoría del cuadro pulmonar. Los niños suelen reaccionar muy bien y muy rápido a la medicación homeopática, especialmente en este tipo de afecciones.

  En vista de los logros de la Homeopatía en niños muchas veces es el mismo médico pediatra el que recomienda la consulta a un colega especialista en Homeopatía. Hoy por hoy el médico pediatra es el más capacitado para observar al ser humano en su totalidad, pues muchas  veces ve los problemas o enfermedades del niño como consecuencia de las desarmonías de su medio ambiente familiar. En medicina alopática se lo puede considerar el moderno exponente del antiguo “médico de cabecera”.

 

 

 

 

C)))   ACERCA DEL MÉDICO HOMEÓPATA.

 

 

1) - Pregunta:

    ¿ Los homeópatas son médicos? ¿Son confiables los homeópatatas no titulados en Medicina?

    - Respuesta:

  El Homeópata es un  Licenciado en Medicina y Cirugía que después de su graduación hace una especialidad, o Máster o Postgrado en Homeopatía de una duración de tres ó cuatro años en algunas de las Academias Homeopáticas del mundo o, en el caso de una oficialización de la Homeopatía en algunos países, acudiendo directamente a la Universidad. En España se dictan 4 Másters o Postgrado en Homeopatía: Universidad de Sevilla, Valladolid, Murcia y Barcelona.

  Siendo la Medicina una sola es lógico que la salud no pueda ser confiada (menos en algo tan complejo en donde aun los mismos homeópatas nos sentimos cada día como meros aprendices) a alguien que no haya hecho los seis ó siete años que demanda una formación convencional en las Facultades de Medicina del mundo. Es necesario conocer la Anatomía y la Fisiología del organismo y un sinnúmero de cosas que la humanidad ha ido descubriendo a lo largo de los siglos. Y si bien la terapéutica alcanza su logro culminante en la Homeopatía merced al genio del Dr. Samuel Hahnemann (s. XVIII) todas las otras ciencias y disciplinas afines al arte médico se pueden y se DEBEN  conocer y ESTUDIAR CONCIENZUDAMENTE. ¿Usted pasaría por un puente construido por un “ingeniero alternativo”, formado en un cursillo de 1 año o por correspondencia? La respuesta es mero sentido común.

  Que la medicina tradicional hoy se encuentre en franco descrédito no autoriza a irse al otro extremo, tan de moda hoy en día, que todo lo “alternativo” tenga que ser ejercido por aquellos que, descontando su buena fe,  se encaminen por carriles de formación no convencionales. Más aún en Medicina, en donde el paciente entrega la custodia de su salud y muchas veces de su equilibrio interior, es necesario el respaldo de una sólida formación, tradicional y luego la apertura hacia lo nuevo. La VERDADERA REVOLUCIÓN no significa  otra cosa que “volver al origen” (del latín “revolveré”), por lo tanto lo realmente innovador no es otra cosa que lo tradicional en su pura esencia, despojado de costumbrismos, esclerosamientos dictados por los hábitos, prejuicios no sostenidos por la realidad, intereses económicos, etc. El revolucionario es alguien que descubre EN LO TRADICIONAL UNA FUENTE INAGOTABLE DE VIDA, siempre dispuesta a renacer de sus cenizas, como el Ave Fénix, siempre dispuesta a toda renovación.

 

2) - Pregunta:

    ¿ Cómo se distingue al buen homeópata debidamente formado del que no lo es?

- Respuesta:

  Como ya dije antes el verdadero homeópata es aquel que ejerce la HOMEOPATÍA UNICISTA, que no es otra que la creó Hahnemann, avalada, enriquecida y sostenida por eminentes continuadores y discípulos a lo largo de doscientos años por todo el mundo. El verdadero homeópata interroga en la primera consulta en forma minuciosa a su paciente y, por sobre todo, sabe escuchar... Receta UN SÓLO medicamento por vez en una o dos formas pero siempre la misma sustancia y siempre tiene un enfoque holístico, integral, personal para la enfermedad. NO HAY ENFERMEDADES SINO ENFERMOS..., adagio nunca mejor aplicado que al arte del buen médico homeópata.

  El buen médico homeópata más que preguntar qué enfermedad tiene le interrogará acerca de sus hábitos alimenticios, su forma de dormir, si suda más de noche que de día, si padece de intolerancia a los ruidos, a la luz del sol; acerca de qué recuerda de sus vivencias de la infancia, de cómo es su temperamento de toda la vida, su manera de ser que no cambia, etc. El énfasis está puesto en la persona que hay detrás de la enfermedad, el denominado TEMPERAMENTO  por los antiguos griegos. Es también lo que se ha llegado a llamar también “TERRENO” ó “PREDISPOSICIÓN HEREDITARIA”. Acerca de esto último escribió el gran Luis Pasteur, descubridor de una gran cantidad de gérmenes y microorganismos supuestamente causantes de muchas enfermedades infecciosas: “...el germen no es nada y el terreno lo es todo.”

  El buen homeópata confía en la ley vital: la Ley de Curación , que entre nosotros se la debemos al genio de otro gran homeópata: el médico americano Constantine Hering, conocida entonces como”Ley de Hering”. Pues esta ley provee al homeópata de las señales que le permiten inferir de dónde  viene una enfermedad, por dónde discurre y a dónde va y cómo, sobre todo, cómo poder aliviarla o curarla. Pero siempre sabiendo que quien cura es la propia FUERZA VITAL  del paciente, debidamente estimulada por el remedio homeopático.

 

 

3) - Pregunta:

    ¿ La Homeopatía tiene que ver con el Psicoanálisis?

- Respuesta:

  La Homeopatía no tiene nada que ver con el psicoanálisis tal como se lo conoce hoy en día. En primer lugar el psicoanálisis investiga las causas de los complejos emocionales a nivel inconsciente, es decir el mundo de lo LATENTE. En cambio la Homeopatía trabaja con lo MANIFIESTO, es decir lo que se puede ver y palpar aun en el terreno emocional sin necesidad de interpretación ni de metodología simbólica; además de todo el interrogatorio acerca de los síntomas orgánicos y generales, como hace todo médico clínico, tarea que le es completamente ajena al psicoanalista. Por último el psicoanálisis tiene como única herramienta al  psicoanalista y su palabra. El médico homeópata posee por sobre todo.

 

 UNA HERRAMIENTA ENERGÉTICA POTENTE QUE SON SUS MEDICAMENTOS DILUIDOS Y DINAMIZADOS.